miércoles, 1 de julio de 2009

El mes del bonito nombre


Julio ha empezado. 
Y regalo. No hay aguas turbulentas. Y los adjetivos y símiles están requetevistos pero así es: el mar está quieto, en calma, como un plato, como una bandeja, de plata. No hay viento, hay ventet (de la mar), que no es lo mismo. Veo los peces zigzaguear entre mis pies.
Julio viene cargadito. 
Y arranca conociendo (telefónicamente) a una de las integrantes de luzinterruptus (pleased to meet you), qué arte de mujer. Y mañana más playa, con María. Y Muriel cumplirá una semana. Y tendré reunión con los Signos. Y espero ver en breve al Redactor Jefe y al Diseñador (treintaycuatro!). Y el jardín espera, césped. Y voy a comprar lavanda, para ahuyentar los escorpiones, no se crean, y espero que las escolopendras. Y comienza la Mar de Músicas. Y más playa, con el Niño Gamba. Y habrá cena en el huerto (oh, yeah!). Y horario de jornada intensiva (yeah, yeah). Y luego vendrá Barcelona, que serà més bona si la bolsa sona (estimado ministerio de hacienda, sería tan amable de devolverme as soon as possible esos euros que son míos?). Y luego la ciudad de las ciudades. Ciudad de las ciudades, deseando estoy verte para cumplir la promesa.
Este año yo decido, mes del bonito nombre.

3 comentarios:

  1. ventet...???? yo diría más bien "viento en popa a toda vela!!!!!!!"

    p.s. por cierto, ÉL, el de los ojos penetrantes, está en parati, en el festival de literatura, en brasil... en BRASIL, con las mulatas!!!

    parati???? paramí!!!!! pa qué más????

    ResponderEliminar
  2. susto, pero despues MUERTE!

    o era al revés????

    ResponderEliminar